Errores que hay que evitar en el cuidado de la piel

En muchas ocasiones las clientas vienen buscando productos de cosmética y maquillaje con los que disfrutar de resultados reales. Sin embargo, el paso principal es cuidar la piel adecuadamente para que los productos que aplicamos hagan su efecto. 

De nada sirve recomendarles los mejores productos que tenemos si ellas están cometiendo errores en casa relacionados con el cuidado de la piel. ¡Asesóralas desde la base! Y consigue que, con algunos consejos, puedan disfrutar de tus productos en su máximo esplendor.

1. Desconocer la piel.

Cada piel es distinta, y no podemos fiarnos ciegamente de aquello que dijo una famosa o que nos recomendó una amiga. Cada persona debe conocer su tipo de piel, y ayudarse de la información de un profesional para elegir los productos adecuados. ¡No todo sirve para todo el mundo!

2. Menos es más.

La clave no está en bombardear la piel con productos sin pararnos a pensar en el sentido de su uso. Lo más eficaz es seguir una rutina personalizada, ya que cada piel necesita una serie de activos.

Además, menos es más cuando hablamos de cantidades. Los cosméticos no multiplican su efecto si aplicamos más cantidad. La cantidad dependerá de cada producto, pero no podemos saturar la piel.

3. La constancia como religión.

A veces las clientas quieren ver los resultados de inmediato, pero con la cosmética hay que tener paciencia. Los productos milagrosos no existen, la única magia es ser constantes con las rutinas para conseguir resultados reales.

4. La importancia de la limpieza facial y la hidratación.

La clave está en limpiar el rostro a diario (mañana y noche) utilizando los productos adecuados. Además, lo mejor es utilizar una toalla exclusiva para esta zona del cuerpo. Existen personas que olvidan este paso, y luego se sorprenden cuando el maquillaje no queda radiante o los productos cosméticos no hacen su efecto. 

Además, hidratar el rostro es esencial para reforzar la barrera de nuestra piel.

5. Proteger la piel del sol.

Es cierto que durante el verano los rayos UV son más potentes. Sin embargo, estos envejecen la piel todo el año. Debemos proteger la piel del sol siempre, adaptándonos a la época del año. 

¡Y no nos olvidemos del cuello y escote! Al igual que cuidamos y protegemos nuestro rostro, debemos tener en cuenta esta parte de nuestro cuerpo.

6. Sigamos su orden adecuado.

Cuando hablamos de cosmética, el orden de los factores sí altera el resultado. Hay que seguir un orden para ver los efectos de los productos utilizados, teniendo en cuenta el objetivo y la textura del producto.

Carrito de compra