para que sirve el agua micelar

¿Para qué sirve el agua micelar?

El agua micelar es el producto estrella por excelencia cuando hablamos de limpieza de la piel. Por sus numerosos beneficios, y por ser ideal para todo tipo de pieles, gracias a su composición y delicadeza. Si tus clientas aún no lo han incluido en su rutina, vas a abrirle un mundo de posibilidades que seguro te agradecerán.

¿Qué es el agua micelar?

El agua micelar es un “todo en uno”. Un multiusos capaz de eliminar todo rastro de maquillaje, grasas e impurezas, pero a su vez es capaz de tonificar e hidratar la piel.

Y puede que tus clientas se pregunten… ¿En qué se diferencia del tónico? Ambos son importantes pero tienen distintas funciones dentro de la rutina facial. El agua micelar, a pesar de tonificar la piel, no llega a equilibrar el pH con la misma intensidad que lo hace un tónico facial.

¿Para qué sirve el agua micelar?

El agua micelar tiene funciones muy claras y conocidas por casi todas:

Desmaquillante: El agua micelar retira el maquillaje y deja la piel limpia. ¿Cómo consigue ser tan eficaz? Se debe a que este limpiador está formado a base de micelas, unas moléculas compuestas por dos polos. Uno de ellos es hidrófilo (atrae el agua, y con ella toda la suciedad) y otro es lipófilo (atrae la grasa). De esta forma, los polos funcionan como un imán que atrapa toda la grasa y las impurezas, respetando la piel y su pH natural.

Limpieza del rostro: Imprescindible antes de irse a la cama, para eliminar la suciedad de todo el día, las impurezas y los restos de crema solar (tan importante en verano), o para personas con la piel grasa. También es fundamental antes de aplicar el maquillaje, para hacer desaparecer el exceso de grasa y piel muerta. De este modo tus clientas pueden conseguir un resultado impecable del maquillaje aplicado.

Pero además, también tiene otros usos:

Tonifica e hidrata: Un importante beneficio del agua micelar es su efecto para fortalecer la piel. Las micelas dotan de equilibrio al pH de la piel, consiguiendo su inmediata tonificación además de conseguir mantener la piel continuamente hidratada.

Refresca la piel: Por ejemplo después de una sesión en el gimnasio, o un paseo por la playa. El agua micelar es tan delicada con la piel que puede utilizarse a cualquier hora del día tantas veces como necesites.

Efecto anti-inflamatorio: Si tus clientas han tenido una mala noche, o para esas personas propensas a tener bolsas en los ojos. Aplicar en estos casos agua micelar puede ayudar a bajar levemente la inflamación de la piel y ayudar a que el rostro presente mejor aspecto.

Efecto anti-arrugas: Como consecuencia de todos los efectos anteriores, la piel se conservará en su máximo esplendor, porque queda preparada para recibir todos los productos de la rutina facial (sérums, cremas…), con una piel limpia potenciamos sus efectos. Si tus clientas compran cremas caras, pero luego no las aplican sobre una piel limpia, están tirando dinero, tener la piel limpia es importantísimo, y nos ayudará a mejorar los resultados. Por ese motivo, el agua micelar nos puede ayudar también a combatir las arrugas, ya que es el aliado perfecto de nuestras cremas antiarrugas.

¿Qué agua micelar elegir?

Nosotros recomendamos a los profesionales el agua micelar de Miya Cosmetics y la de Make Me Bio. ¡Ambas son maravillosas! Estos productos van a enamorar a tus clientas, ya que están formulados con ingredientes naturales totalmente respetuosos con todos los tipos de pieles. Limpian eficazmente la piel de maquillaje e impurezas, al mismo tiempo que le brinda un cuidado integral. Ideales para desmaquillar de forma delicada. 

Además de las micelas, en el agua micelar de Miya Cosmetics encontramos hidrosol de flor de naranjo amargo, betaína, y extractos de fresa, frambuesa y mora. Por su parte, Make Me Bio nos presenta como ingrediente principal el agua de rosas, que restaura el equilibrio a la piel, aliviar irritaciones y aportar luz. Los aceites esenciales que contiene tienen un efecto aromaterapéutico. Las dos son grandes opciones.

Carrito de compra